A continuación reproducimos una publicación tomada del fórum LUZ DE ORIENTE en Facebook

En los momentos actuales de una real crisis de salud que afecta la humanidad con la declaración de la llamada pandemia originada por el Corona Virus, es preciso actuar con un alto grado de comedimiento, inteligencia, prudencia, responsabilidad y objetividad. Esto lo decimos por la razón de que estamos siendo bombardeados con toneladas métricas de desinformaciones desde los ángulos más diversos por personas insensatas, inescrupulosas e irresponsables quienes como resultado de su capacidad creativa de perversidades ponen a circular una muchedumbre de disparates elaboradas de tal manera que a cualquier persona desprevenida o ignorante supina pude confundirse o pretender hacer creer que es real lo que está leyendo, ya que con la angustia y desesperación que causa el virus del terror colectivo fácil es caer en la trampa de ilusionarse al pensar que existe algo de verdad dentro de las mentiras con apariencias de verdades, elaboradas meticulosamente por los cerebros diabólicos, en esta caso creyendo que por fin estamos libres del peligro ser presa del COVID-19, Ojala así fuera.

Lo que en verdad nos proponemos con esta misiva es hacer un llamado a nuestras amistades, familiares, relacionados y a toda persona de buen pensar y sentimientos que lea esta nota, es que no se dejen confundir por las desinformaciones que llegan en capsulas envenenadas a sus aparatos de teléfonos celulares, computadoras, tabletas etc., vía las plataformas de las redes sociales como Facebook, WhatsApp y otras.
El asunto no se detiene ahí, lo peor de todo es que después de leer esas basuras contaminadas y contaminantes, que resguardadas en brillantes recipientes nos presentan, sucede entonces, que un significativo segmento de la gente procede a extender la cadena toxica de mentiras enviando a amistades, familiares y todos los que componen sus llamadas listas de contactos por medio de la práctica de difundir por medio de la práctica “compartir” los envíos recibidos que muchas veces resultan ser basuras.
Hay quienes a veces, de manera consientes del daño , otras no tan consientes de los mismos, es decir de los daños causados por los efectos de la diseminación , siguen el nefasto juego de engaño a otras personas haciéndolas ciegas de la realidad existente, para con ello con proponérselos contribuir a hacer realidad los fines inconfesos, malignos, nada humano, de los arquitectos de tantas mentiras, para coger de guanajos a la mayor cantidad posible de personas que se convierten en lectores de sus extravagantes tergiversaciones de las realidades, que en ocasiones no resultan ser tan espontáneos y divertidos como quizás la mayoría de las personas piensan, en el fondo el efecto que persiguen es el de captar muchos lectores y aceptaciones para fines puramente comerciales.
En el caso específico de la llamada pandemias del Corona Virus ( COVID-190) hartos estamos de recibir de pate de personas conocidas y amistades nuestras una serie de notas o mensajes estúpidos anunciando que tal o cual producto seas este natural o no, o la combinación de tales o cuales hojas y frutas, que la yuca guayada con sal, que el romo con vinagres, que agua salada, que el agua tibia en cuadritos, que hacer gárgara de agua salada, que comer una tonelada da ajo, tonelada y media de cebolla horneada, docena y media limones rosados, etc., etc., forman parte del conjunto de medicamentos hogareños descubiertos por un curandero del Guanito, y otro, brujo del Bajo Mundo, que efectivamente curan o evitan el contagio del Corona virus. Otros llegan más lejos haciendo llamado a hacer oraciones en cadena, rezar 150 tantas Aves María, colocar la mano sobre el monitor de su teléfono, tableta o televisor mientras un farsante vulgar ladronazo se presenta en un video invocando todas clases de disparates; lo cierto es que se necesita ser muy ingenuo o estulto, hasta supersticioso, contrario a todo lo que significa ciencia, para dar viso de realidad a tales nimiedades negativas.
Otros difunden que ya encontraron la cura, que ya tienen la vacuna, otros que ya en China pararon en seco la propagación y contagios del intruso virus, que los chinos en la ciudad china de Wuhan donde según dicen se originó están celebrando el triunfo sobre el COVID-19., de esta manera crean falsas expectativas entre la comunidad; pero lo más negativo y peligroso es que quienes asimilan estas falacias terminan desoyendo todas las recomendaciones e instrucciones de los médico y científicos y las organizaciones oficiales quienes suponemos tienen suficiente autoridad para orientarnos en estos momentos de crisis de salud.
Nuestra recomendación es que cada uno de nosotros asumamos la tare de no seguir la cadena de propagar esas aparentes informaciones, que son simples elucubraciones, falsas y perversas carentes de toda validez científica.
Es muy sencillo paralizar esas veleidades, romper la cadena de la desinformación: cuando a usted le llega uno de esos mensajes, que tampoco son mensajes, notas o como se le quiera llamar, todo menos información, por favor, para el bien suyo, de sus seres queridos y de la humanidad, léalos si gusta, pero no los propague, bórrelos de sus aparatos, de esta manera cortara un eslabón de la cadena dañina para que no siga circulando.
Seamos sensatos e inteligentes, usemos el sentido común, no hagamos más daño que los que el Corona virus puede causar a la humanidad.
La desinformación es la más mortífera de todas las armas que se puede utilizar para sojuzgar a la humanidad por medio de mantenerla engañad sumida en la ignorancia.
Paramos las cadenas de mentiras que desinforman y embrutecen.
¿Como llegamos aquí? Es toro tema a dilucidar.